Reforma a la Ley Agraria para favorecer a los indígenas

El pasado 22 de junio de 2011, se publicó en el Diario Oficial de la Federación, una reforma al artículo 164 la Ley Agraria,[1] por el cual se mejoran los procedimientos en materia de Justicia Agraria, a efecto de ampliar los derechos de los indígenas, y en concreto, de las personas que no hablen el idioma español.

A partir de ahora, los indígenas que sean parte de un juicio en materia agraria podrán contar con traductores y defensores proporcionados por el Tribunal de oficio y de manera gratuita, y en la resolución de los procedimientos se tomará en consideración los usos y costumbres de las etnias a las que pertenezcan.  Los procedimientos se podrán realizar en su lengua y sin necesidad de tener que acompañar una traducción al español.  De igual forma, el Tribunal suplirá la deficiencia de las partes en sus planteamientos.

Esta reforma representa sin duda alguna, el reconocimiento de las culturas indígenas y otorga a las distintas etnias una herramienta para asegurar sus derechos patrimoniales; ya que el texto reformado sólo hacía a que se debía considerar los usos y costumbres en la medida en que no se contraviniera la propia Ley Agraria ni se afectaran los derechos de terceros, situación que en la práctica hacía prácticamente nugatorio el reconocimiento de tales usos y costumbres; además, señalaba que “cuando fuera necesario”, se aseguraría la Autoridad que los indígenas relacionados con el procedimiento contaran con traductores, y ahora, pueden ser parte en su propia lengua, lo que conlleva facilitar la defensa de sus derechos y el comprender de mejor manera el conflicto a resolverse ante la Autoridad.


[1] Véase el texto completo del Decreto de reforma en la página electrónica del Diario Oficial de la Federación: http://dof.gob.mx/nota_detalle.php?codigo=5197506&fecha=22/06/2011, consultada el 23 de junio de 2011.