Taxonomía en los procesos de enseñanza-aprendizaje

DiagramaWilson¿QUÉ ES LA TAXONOMÍA EN LA EDUCACIÓN?*

Uno de los objetivos del Diplomado en Recursos Tecnológicos Institucionales Aplicados a la Docencia, es el análisis de las competencias psicopedagógicas en la educación mediante el uso de la plataforma educativa institucional para promover el aprendizaje significativo. Es decir, que los que somos maestros por vocación, y además, entusiastas de la tecnología, apliquemos conocimientos pedagógicos para lograr que, en la medida de lo posible, utilicemos aquellos instrumentos y estrategias que mejor puedan garantizar un éxito en el proceso de enseñanza-aprendizaje.

Un concepto importante a manejar es la “taxonomía”, se refiere a estudios y propuestas pedagógicas que se relacionan con los procesos de aprendizaje y además con los distintos niveles y tipo de conocimiento que se desarrolla. Para ello, nos acercaremos al estudio de las propuestas de taxonomía que hacen los científicos Bloom, Marzano, Kendall y Vigotsky, ya que al parecer es de semejante calado que son referencia, ya que todas las propuestas de análisis de la taxonomía se refieren a su obra (partiendo de la propuesta de Bloom).

El proceso de enseñanza aprendizaje se presenta por etapas, son procesos.  Bloom se encargó de hacer una disección de esos niveles dentro del procedimiento, a lo que se le denominó como “Taxonomía”.  Desde entonces, la taxonomía ha sido un invaluable instrumento para la elaboración de objetivos en la educación.  Aunque este instrumento fue elaborado en los años 50s, hasta la fecha se sigue utilizando, claro está, con variaciones y ajustes a las nuevas realidades y paradigmas educativos.

Bloom utiliza adjetivos que se pueden relacionar con los niveles de cognición: Recordar – Comprender – Aplicar – Analizar- Evaluar- Crear …

Yendo entonces desde lo más sencillo hasta lo más complejo se van dando los procesos de aprendizaje.  Ahora bien, estos procesos se tienen que ajustar dentro de una nueva forma de representación: la digital.  Por ello, hay que ajustar esta taxonomía con las habilidades y medios que se tienen que desarrollar en los entornos digitales.

Varios autores han retomado los trabajos de Bloom y los han actualizado, como el caso de Manzano y Kendall; cuya obra se centra en el pensamiento humano como base, como generador del conocimiento.  Como novedad, es que se introducen variables que refieren a los sistemas mentales (nivel interno, cognitivo y metacognitivo); entrando entonces en juego valoraciones subjetivas del educando, motivación para aprender, y las estrategias que éste lleva a cabo.  La utilidad de la propuesta es que se pueden establecer objetivo por nivel, ajustándolo todo ello a los ambientes digitales.

En este sentido, podemos pensar en los niveles de recuperación (inferencias dadas y razonadas), de comprensión (organizar información, crear patrones, secuencias), análisis (como extensión razona del conocimiento), cumplimiento con las tareas (desarrollo de investigación, solución de problemas, etc.), la metacognición (monitoreo de los procesos previos), y finalmente, el sistema interno (creencias, actitudes, valoraciones propias).

¿Cuáles son los beneficios del análisis de la taxonomía y su aplicación al proceso de enseñanza-aprendizaje? Son varios los beneficios; a) que el conocimiento de bases teóricas del proceso de aprendizaje, incluye: las emociones, la motivación, la metacognición y la memoria; b) se pueden hacer sugerencias al caso concreto en función a lo que se quiere enseñar; c) la precisión de ubicación y redacción de objetivos de aprendizaje, y finalmente, d) aumento en la precisión y mejoramiento en los mecanismos de evaluación con base en los objetivos de aprendizaje planteados.

Vigotsky sostiene desde el Constructivismo, la taxonomía guarda relación conceptos como lo son los contenidos, las habilidades, los valores y actjoRIT6ZcYiqXR47YvqjjNDl72eJkfbmt4t8yenImKBVvK0kTmF0xjctABnaLJIm9itudes, y esto repercute en lo que se conoce como “Zona de desarrollo próximo” (ZDP), cuyo objetivo final es que exista una evolución en el educando (cambio conceptual-cognitivo) en un modelo de cuatro etapas (desempeño asistido, autodesempeño, desempeño automatizado, desautomatización).  En relación a los contenidos, estos son un conjunto de temas que representan modelos de pensamiento y acción, que se ajustan a la disciplina de estudio y que se supone irán siendo construidas por el alumno en función a conocimiento previo y estructuras cognoscitivas, para ello, se requiere una participación activa del alumno.  En cuanto a las habilidades, se refiere a contenidos y estrategias, formas de buscar, recrear y comunicar el conocimiento.  Lo referente a valores, se refiere a la instrucción y formación, a los componentes taxonómicos y a los principios éticos que se identifican y su valoración en la formación.

Del diálogo que se da entre los autores, del acercamiento primario a sus aportaciones, podemos concluir que el estudio taxonómico de la materia que se imparte es determinante para elegir el tipo de instrumentos educativos que desarrollaremos; y más aún, si esto se relaciona con los medios tecnológicos, aplicaciones, intercambio de información, podemos elegir aquellos medios que mejor cumplan con las objetivos educativos, dentro del nivel correspondiente.

Para saber más: La taxonomía de Bloom y sus actualizaciones, Eduteka, diponible en: http://www.eduteka.org/TaxonomiaBloomCuadro.php3; Taxonomía de Bloom, disponible en: http://sitios.itesm.mx/va/calidadacademica/files/taxonomia.pdf ;

* Trabajo realizado por el Equipo Derecho del Diplomado.  Actividad: «Dialogando con Bloom, Marzano, Kendall y Vigotsky», No. de experiencia de aprendizaje: 4.  Profr. Mtro. Juan Carlos Santiago Jiménez. Alumnos: Mtro. José Alfredo Muñoz Delgado, Mtra. Cinthya María Elena Andrade Sandoval, Mtro. Luis Enrique Sánchez González, Mtro. Miguel Ángel Veloz Romo y Dr. José Manuel López Libreros.